La mayoría de orquídeas necesitan estar en un lugar bien iluminado donde no reciban sol directo. Te recomendamos que las sitúes cerca de una ventana, evitando fuentes de calor y corrientes. Si el sol incide excesivamente en alguna hora del día, los visillos son suficientes para filtrar la luz. Una buena iluminación estimulará la floración y el crecimiento de la planta.

 La cantidad y la frecuencia del riego dependen de muchos factores como la temperatura de la casa, el tipo de sustrato o el tamaño de la planta. Las orquídeas toleran mucho mejor la falta de riego que el exceso. En las épocas del año cálidas, se podrán realizar riegos de 1 a 2 veces a la semana, mientras que en las frías, una vez cada 2 semanas aproximadamente.

Cuando se riegue, hay que hacerlo en abundancia, es decir, se debe sumergir la maceta en agua para que el sustrato se empape bien y después dejar escurrir el exceso.

 

orquidea

53,00 €Precio